Blog Eicon

Aislamiento en una villa de Alhaurín de la Torre

De nuevo, conseguimos un aislamiento excelente con Eicon en una villa de lujo. En esta ocasión hemos ido hasta Alhaurín de la Torre para aplicar nuestra pintura térmica.

02 julio, 2019

Uno de los principales retos que nos encontramos con Eicon, es conseguir el aislamiento térmico perfecto, y esto no depende exclusivamente de las bondades de nuestro producto. Entran en juego muchos otros factores, como cristaleras, disposición del edificio, etc, que se deben tener en cuenta previamente a la acción.

Nuestra última intervención con Eicon ha sido en una villa de lujo en Alhaurín de la Torre. Sus dueños querían aislar la vivienda para mantener el confort térmico óptimo durante todo el año y poder prescindir de los aparatos de aclimatación eléctricos. Con Eicon se consigue evitar que se pierda el calor desde el interior en invierno, y que entre desde el exterior en verano. El proceso de transmisión del calor siempre se produce de un espacio más caliente hacia otro menos caliente.

fachada de una casa vanguardista pintada de blanco con ventanas y piezas en marrón en contraste con el azul del cielo de fondo

El aislamiento cuando hay cristaleras

Nos encontramos con una peculiaridad interesante en la vivienda: dos de las fachadas estaban muy acristaladas. Cuando esto ocurre la temperatura del interior es más difícil de regular, ya que las ventanas son los lugares de la casa por donde se pierde y (dependiendo de la época del año) por donde entra la mayor parte del calor. Inevitablemente, si tenemos frío o calor dentro de nuestro propio hogar, utilizaremos aparatos de aire acondicionado o calefacción para sentirnos bien en casa. Esto conlleva un gasto económico y energético que se podría reducir fácilmente.

Teniendo en cuenta las cristaleras, debíamos generar una envolvente continua a lo largo de todo el cerramiento de la construcción. Para ello, debíamos aplicar Eicon no sólo en todas las fachadas de la casa, sino, además, en la cubierta plana no transitable. De esta manera nos asegurábamos que, a pesar de las grandes ventanas, conseguíamos eliminar la mayor parte de los puentes térmicos y el mejor aislamiento posible dadas las circunstancias de la villa.

Los clientes quedaron satisfechos y la casa, como podéis ver en las fotos, quedó estupenda. Pero lo mejor de todo es saber que, además del económico, se va a conseguir un ahorro energético importante y esto beneficia, sobre todo, al medio ambiente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *