Blog Eicon

Aislar una nave industrial

¡Os traemos otro caso de éxito de Eicon! En esta ocasión conseguimos aislar una nave industrial y bajar considerablemente la temperatura del interior.

25 julio, 2019

Bajo la cubierta de una nave industrial de dimensiones considerables, se encuentran las oficinas de una empresa constructora. Generalmente, los tejados de este tipo de edificaciones son de chapa. Esto significa que en verano hace mucho calor en el interior y en invierno, mucho frío. Aislar una nave industrial es más fácil de lo que pudiera pensarse en un primer momento y hoy, queremos contaros nuestra experiencia aplicando Eicon Cubiertas en una de ellas.

La salud del trabajador

La ciencia ha demostrado que el calor es un factor ambiental que incide directamente en el desempeño laboral de las personas. Las temperaturas altas que se alcanzan en gran parte del territorio nacional, y especialmente en Andalucía, suponen a menudo un riesgo para la salud de los trabajadores, por lo que se les debe asegurar unas condiciones de trabajo y un confort térmico óptimo en sus puestos.

Cuando una persona está incómoda mientras lleva a cabo su labor, su productividad no será la misma que cuando se encuentre en plenas facultades y en un ambiente agradable. El calor resulta agobiante y genera inquietud, sudoración, pérdida de agua y sales esenciales que pueden derivar en deshidratación, falta de atención y mal humor. Por todo esto, la empresa es siempre la principal interesada en que sus trabajadores se encuentren cómodos y tengan todas sus necesidades vitales básicas cubiertas.

Por qué nos llamaron para aislar una nave industrial

La empresa constructora que nos contrató para aislar la nave industrial que utilizaban como oficina es consciente de la importancia del bienestar y la salud del trabajador. Por este motivo, antes de conocer Eicon, el aire acondicionado estaba funcionando durante las 8 horas de jornada laboral.

Sin embargo, combatir el frío o el calor en edificaciones de este tipo, que son tan amplias y grandes, supone una inversión económica diaria que no sale rentable. La factura de la luz mostrará, sin duda, el gasto económico y energético que conlleva utilizar máquinas eléctricas de climatización de forma continuada semana tras semana.

Por otra parte, tampoco es favorable para la salud de las personas que estas estén expuestas ocho horas diarias al aire acondicionado. El sistema inmunológico se resiente, aparecen cefaleas, problemas de garganta, irritación de mucosas… por lo que es una solución que no se puede alargar en el tiempo.

Una vez más, Eicon es la solución perfecta

Nuestra intervención fue sencilla, rápida, sin obras y sin líos. Lo único que tuvimos que hacer fue utilizar nuestro producto estrella: Eicon Cubiertas Plus. Al pintar el tejado de chapa con nuestra pintura térmica (que se puede apilcar sobre cualquier superficie) conseguimos reflejar la radiación solar y evitamos que el calor penetre a través del metal al interior de la estancia. Del mismo modo, su capacidad aislante funciona a la inversa: el aire más fresco no se perderá filtrándose hacia el exterior, por lo que el confort térmico será más duradero.

Con esta simple intervención, pues Eicon se aplica como la pintura tradicional para aislar una nave industrial o cualquier otro tipo de edificación; en la oficina pueden prescindir de utilizar el aire acondicionado todo el día. Una mejora para el bienestar de los empleados y un ahorro energético y económico considerable para la empresa. Con Eicon todos salen ganando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *