Blog Eicon

Construcción Sostenible

La construcción evoluciona con el paso del tiempo y se dirige hacia un nuevo paradigma: la sostenibilidad. Nuestra pintura térmica forma parte de esta nueva concepción ecológica del sector, por eso hoy queremos hablaros de la construcción sostenible.

17 julio, 2019

Ya no tenemos por qué relacionar la edificación con prácticas poco ecológicas o invasivas con el entorno natural. Ahora existen nuevas vías y una concepción del sector mucho más evolucionada. La construcción sostenible de edificios se centra en satisfacer las necesidades de vivienda del ser humano sin comprometer por ello al planeta ni a futuras generaciones.

En qué consiste la construcción sostenible

Lo principal, es saber que parte de un compromiso con el medio ambiente, por lo que este tipo de construcción implica el uso eficiente de la energía y de recursos naturales como el agua. Dicho compromiso se extiende hasta los materiales que se utilizan durante el proceso constructivo de un edificio. Se trata de un concepto global que abarca desde el diseño arquitectónico, la obtención y elección de materias primas y la gestión de las mismas cuando se convierten en residuos.

De los materiales se busca que no sean perjudiciales para el medio ambiente ni para la salud de las personas y se orientan a la reducción de residuos y de impactos ambientales. En este sentido, productos como nuestra pintura térmica 100% ecológica tienen cabida en proyectos de sostenibilidad. No sólo porque su composición sea totalmente natural y no contenga elementos nocivos para la salud, sino porque entre sus características se encuentra la capacidad de aislar interiores. Un buen aislamiento térmico es esencial en una construcción sostenible, ya que supone un ahorro energético considerable al mantener el confort térmico óptimo durante todo el año prescindiendo al máximo de aparatos eléctricos de climatización.

Principio básico: el respeto por la naturaleza

Se trata de todo lo contrario a la construcción tradicional, que en las últimas dos décadas ha funcionado sin ton ni son pensando únicamente en el factor económico. Uno de los planteamientos más interesantes y necesarios de la construcción sostenible es que tiene en cuenta el entorno y se adapta a él: colabora con la naturaleza en lugar de invadirla. Eso se consigue optimizando los recursos naturales existentes como el sol, el viento o el agua.

La construcción sostenible no es ningún experimento, su aporte de viviendas de calidad ambiental, afortunadamente, es cada vez mayor. Pero, además, lleva implícita un nuevo comportamiento social en los que los hábitos de conducta individuales son cada vez más ecológicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *