Blog Eicon

El puente térmico

Qué es exactamente un puente térmico y por qué es importante eliminarlo.

14 febrero, 2019

La mejor medida para acabar con un puente térmico en una construcción es con un buen aislante y la pintura térmica de Eicon es perfecta para ello. Os contamos por qué.

En toda construcción es común encontrar algunas zonas muy concretas en las fachadas o el tejado por las que se escapa el calor. Estos puntos, que se encuentran a los largo del cerramiento de un edificio, hacen que este pierda su capacidad aislante de forma significativa. Esto es lo que se conoce como puente térmico.

¿Cómo aparece?

Las circunstancias para que se dé un puente térmico pueden variar. A veces ocurre por la propia geometría del edificio, como cuando en una esquina la cara exterior de la pared abarca más superficie que la interior. También puede darse el caso de que el espesor de los materiales que componen el cerramiento varíe o que estos materiales sean distintos entre sí y conduzcan el calor de forma diferente.

Un ejemplo bastante gráfico sería una caja de madera unida con clavos. El material del clavo conduce mucho mejor el calor que la madera y a través de él se pierde el calor de dentro de la caja o, al contrario, se cuela desde fuera. El metal actúa verdaderamente como un puente entre el interior y el exterior.

En definitiva, a través de estas zonas el calor entra o sale rápidamente reduciendo notablemente el aislamiento del edificio y, en consecuencia, el confort térmico que se genera dentro. Por ello, es fundamental evitar esa transmisión de calor.

¿Cómo se rompe un puente térmico?

La manera de acabar con un puente térmico es utilizando materiales que no sean conductores y que separen eficazmente la cara externa de una construcción de la interna. Es decir, es necesario un material aislante.

Esa es precisamente una de las características más importantes de la pintura térmica aislante de Eicon: reducir hasta en un 50% los puentes térmicos con tan sólo pintar las superficies con ella. Se consigue gracias a la cerámica líquida de la que está compuesta que, además de aislar, es un material muy versátil y 100% ecológico.

¿Por qué es importante eliminarlo?

En una vivienda, por ejemplo, tratamos de solventar la pérdida de calor a través de sistemas eléctricos de calefacción que necesitamos poner a un nivel muy alto para mantener el confort óptimo en las habitaciones. Ocurre lo mismo cuando tratamos de mantener el interior más fresco que el exterior con el aire acondicionado.

Esto supone un gasto energético y económico que se nota a corto y medio plazo del que sólo somos conscientes cuando nos llega el recibo de la luz. Aislar de manera eficaz el cerramiento de la construcción es imprescindible para que podamos mantener una temperatura ideal tanto en invierno como en verano dentro de nuestra casa. Con esta medida no sólo ahorramos dinero sino que además somos responsables con el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *