Blog Eicon

Pintura térmica, el remedio para abaratar las facturas de energía en el hogar

¿Cada vez que llega el recibo de energía o gas a tu casa no entiendes el porqué de tanto gasto?

29 julio, 2020

¿Cada vez que llega el recibo de energía o gas a tu casa no entiendes el porqué de tanto gasto? ¿Por más que das uso a la calefacción en los meses más fríos o al aire acondicionado en los días de tanto calor no consigues la temperatura grata y confortable?

La era digital ha acreditado el progreso de materiales en el mundo de la construcción. La pintura térmica brota con la repercusión de restablecer los productos de la vivienda, con la finalidad de lograr que el cliente economice energía y, a la vez, efectúe un hábito consecuente de los recursos por medio de materiales que son menos contaminantes para el medio ambiente.

¿Qué es la pintura térmica?

Esta tendencia tiene materiales aislantes que facilitan el poder mantener la temperatura en el interior de una casa a una temperatura afín. Dicho de otra manera, la pintura térmica está cualificada para impermeabilizar por completo el frío y el calor de las paredes. Con esta técnica, el cliente puede percibir hasta un 40 % de ahorro en el consumo eléctrico de la vivienda, debido a que se suaviza la utilidad de los aires acondicionados y calefacción.

Este resultado ha sido fomentado por profesionales aeroespaciales de la NASA para dar salida a una precisión determinada y particular expuesta en sus naves, pues precisaban aislarlas. Este concepto, con el tiempo, fue cosechado por la sección de la industria y la construcción, y así consagrar el producto al comercio, ya que se dieron cuenta de la rentabilidad que podía proporcionar a los hogares.

El material está combinado por esferas diminutas de cerámica que son capaces de establecer una cámara de aire que rompe el puente térmico para así fundar un impacto climatizador. Estos rasgos micro esféricos hacen que la radiación solar rebote en el interior de la casa, de forma que en verano se previene el calor para mantener el hogar más fresco y en invierno presiona a ese calor interno a asentarse en el interior.

Ventajas de la pintura térmica

Entre sus características más relevantes se considera que la pintura térmica:

  • Coopera al aislamiento térmico, pues sus cualidades lo equipan de un estado que admite que el calor se quede en la vivienda en invierno y lo detiene en invierno.
  • Reduce el consumo energético del hogar, los análisis rigurosas que han testado este material exponen que con la pintura térmica se puede llegar a economizar hasta un 40% de energía tanto en aire acondicionado como en calefacción. El impacto de la pintura térmica en un dormitorio pueden implicar una alteración de hasta 3,5º C en la temperatura ambiente considerando que no haya inconvenientes exteriores de aislamientos. Este material también contribuye a mitigar el ruido de fuera como facultad aislante.
  • El cliente se despreocupa, en este aspecto, de vigilar la temperatura y el coste que le pueden ocasionar los aparatos del hogar
  • En efecto, el usuario disfruta de un claro ahorro en su recibo eléctrico, en vista de que la calefacción y el aire acondicionado forman dos de las energías que mayor consumo se emplean en el hogar.
  • Este método también coopera, por la misma regla que el punto anterior, a impulsar un hábitat más limpio y responsable con el medio ambiente, puesto que el hecho de no encender los aparatos facilita la disminución de las emisiones de partículas nocivas para el planeta.
  • La pintura térmica es antihumedad y antimoho, al prevenir la condensación. Así, el consumidor no debe angustiarse por esa cuestión.
  • Este tipo de material se puede emplear en más superficies que no sean las paredes de la vivienda. También se puede pintar el exterior de la casa con pintura térmica que además obedecerá a las mismas funciones.
  • También se adhiere a otro tipo de materiales como el yeso, el hormigón o el ladrillo, de tal manera que su uso se encuentra extendido y ofrece una variedad de beneficios.

¿Cómo se aplica la pintura térmica?

Hay 4 pasos que los clientes tienen que seguir para que, en el caso de apostar por la pintura térmica en la vivienda, saber cómo usarla:

  1. Primeramente, limpia la superficie que se vaya a pintar para que quede lisa y en una coyuntura idónea.
  2. Abre el bote de pintura térmica y remueve el producto de forma suave y manual. Este proceso es importante realizarlo con sumo cuidado para no cargarse las propiedades que lo componen.
  3. Disuelve la pintura térmica en un 5 / 10 % de agua. Seguidamente, echa la pintura sobre la superficie. Serán precisas unas 2 o 3 manos de pintura.
  4. Espera unas 12 horas a que seque la pintura para poder adornar y decorar el hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *